MOMIFICACIONES

squared heads in crescendo

AMERICAN BEAUTY #15

leave a comment »

The real Sitka, Alaska, 2006.

Imaginemos que no se hubiese creado el estado de Israel al finalizar la Segunda Guerra Mundial. Supongamos que los judíos hubiesen sido confinados en un apartado rincón del mundo situado en el extremo occidental del golfo de Alaska, donde el gélido Océano Pacífico desmenuza la tierra en cientos de islas. Imaginemos que las autoridades hubiesen decidido la entrega de estos territorios a los judíos en régimen de concesión durante 60 años. Y supongamos, por último, que faltan unos meses para que finalice dicha concesión y que, si no hay revocación, los judíos pueden verse abocados a una nueva diáspora.

Meyer Landsman es un detective que trabaja en Sitka, la capital de los territorios judíos de Alaska, una metrópoli de varios millones de habitantes con todos los defectos y problemas de cualquier gran ciudad de principios del siglo XXI. Meyer, que se ha separado hace poco y tiene ciertos problemas con el alcohol, recibe el encargo de un nuevo caso. Ha aparecido un cadáver y nuestro detective tiene más bien pocas ganas de ponerse a trabajar. ¿A quién le importa el muerto si dentro de pocos meses es probable que todos tengan que hacer las maletas? Meyer podría tomarse el trabajo con mucha calma, pero el muerto resulta ser Mendel, hijo del rabino de la secta más importante e influyente del judaísmo en Alaska, los poderosos verbover o, en palabras de Meyer, los sombreros negros. Mendel fue importante durante su juventud, escogido como “el más justo de su generación” e incluso se le atribuyen algunos milagros. Ahora, muerto por sobredosis, es el trabajo de Meyer Landsman. Por si fuera poco, le asignan como jefe del caso a su ex mujer Bina.

Este es el contexto y el punto de partida de El sindicato de policía yiddish (Mondadori, 2008 y Debolsillo, 2010), una novela de Michael Chabon (Washington, 1963) cuya trama arranca como una clásica historia de detectives, se acelera y se complica según va avanzando. A destacar la gran traducción de Javier Calvo, salpicada de vocablos yiddish que el lector maneja muy pronto con soltura y que facilita la inmersión en los usos y costumbres de la distópica y fascinante Sitka.

Sitka es en realidad una pequeña población costera de apenas 9000 habitantes. La foto está tomada del flickr de SitkaFestival.

Advertisements

Written by Javier

Agosto 26, 2011 ás 4:22 pm

Publicado en american beauty, libros

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: