MOMIFICACIONES

squared heads in crescendo

THE WHOLE LOVE

leave a comment »

Jeff Tweedy, el Gran Capitán

Para una persona como yo, que se enamoró de ellos hace 15 años, la edición de cada nuevo disco de Wilco es una fecha marcada con letras doradas en el calendario. Ya he escuchado The whole love varias veces, sosegadamente, y ya he llegado a alguna conclusión inicial: me parece evidente que la mejor banda de la actualidad está atravesando una prolongada fase en la que la experimentación, el riesgo y la incertidumbre han dejado paso a algo que cada vez se parece más a la autocomplacencia.

Es cierto es que llevamos unos cuantos años sin cambios aparentes. La banda de Chicago mantiene la misma formación desde 2005 y este es el tercer disco consecutivo que graban juntos los seis miembros. Desde entonces, se percibe la cada vez mayor influencia en las composiciones y arreglos -en el creciente grosor de los teclados, en los riffs, en texturas- de Mick Jorgensen y Pat Sansone, e incluso de Glenn Kotche, ampliándose por lo tanto el primitivo núcleo duro de la banda, ocupado por Jeff Tweedy y en el que se podría incluír a John Stirrat, el bajista de siempre. Como no podía ser de otra manera, todos vamos cambiando con el paso de los años y también el propio Tweedy lo ha hecho. Ahora son otros tiempos, en los que ya no hay, aparentemente, ningún Jay Bennett (q.e.p.d.) que tolerar y que expulsar; los problemas con Warner son un mal recuerdo olvidado (ahora Wilco graban en su propio sello) y los problemas familiares, las jaquecas, los calmantes y la rehabilitación, que formaban parte de la famosa inestabilidad “tweediesca” que tan artísticamente productiva ha sido, según muchos críticos, parecen haber pasado a mejor vida.

Mucha gente se refiere al último disco de la banda como un reflejo del momento de felicidad que están viviendo, aunque yo no estoy muy de acuerdo con esa teoría. Revisando los discos anteriores, creo que en todos ellos se expone un mensaje positivo y de esperanza. No me parecen discos infelices, en absoluto, y mucho menos comparados con el más reciente. Yo apostaría por otras sensaciones como motor actual de la banda. Creo que lo que de verdad pone en marcha su creatividad es que se han dado cuenta de que están encantados de haberse conocido. Les ha costado mucho alcanzar (especialmente a Tweedy, que es el que siempre ha pilotado el bólido) lo que ahora mismo son, una marca importante, de éxito, por lo que me parece que los esfuerzos se centran ahora en mantener y consolidar esa marca que empieza a ser bien conocida. “Somos Wilco (The Band) y somos muy buenos”, parecen gritar sus dos últimos discos.

El último en cuestión, The whole love, se abre con Art of almost, una impresionante canción difícil de clasificar, por la que creo que será recordado todo el conjunto. A partir de esta obra maestra se van alternando canciones rápidas y lentas, algunas muy hermosas como Sunloathe, otras notables y con aires clásicos como Black moon; algunas como Standing O, pensadas inequívocamente para el directo, con un guitarrista a cada lado del escenario, que es en donde está la parte importante y expansiva del negocio y en donde Wilco adquiere a día de hoy superpoderes. Contiene también dos de las canciones más intrascendentes de la historia de la banda, como Capitol city, todo un error de apreciación, o la interminable One Sunday morning, para la que hago mía una frase de Nick Cave que cita esa “música de ascensores capaz de arruinarme el día”. Una canción que cierra el disco y que me parece igual de insustancial o más incluso que aquella medio broma llamada Less than you think que contenía el A ghost is born. En resumen, un buen disco ligeramente autocomplaciente de una gran banda que se encuentra en un momento especial, que no sabemos si se acabará, se volverá a repetir o se prolongará todavía más en el tiempo. Son seis grandes músicos participando cada vez más cada uno de ellos, por encima de pasados personalismos de Tweedy, con la excepción algo preocupante de Nels Cline, que parece haber perdido un poco de protagonismo.

¿Alguien esperaba otro Summerteeth? ¿Otro YHF? Sería como pedirle a la luna que siempre estuviera llena, cuando es inevitable que pase por cuarto menguante para volver a ser nueva. Wilco, con The whole love, dicen que me quieren. Yo, a pesar de que la pasión y el deseo que sentimos no son los mismos que hace quince años, también los sigo queriendo.

Éste es el enlace de Spotify de The Whole Love.

Aquí, la impresionante Art of almost en directo en el programa de Letterman.

La foto de Jeff Tweedy es de kristof_acke.

Advertisements

Written by Javier

Outubro 20, 2011 ás 5:04 pm

Publicado en música

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: