MOMIFICACIONES

squared heads in crescendo

Archive for the ‘música’ Category

THE WHOLE LOVE

leave a comment »

Jeff Tweedy, el Gran Capitán

Para una persona como yo, que se enamoró de ellos hace 15 años, la edición de cada nuevo disco de Wilco es una fecha marcada con letras doradas en el calendario. Ya he escuchado The whole love varias veces, sosegadamente, y ya he llegado a alguna conclusión inicial: me parece evidente que la mejor banda de la actualidad está atravesando una prolongada fase en la que la experimentación, el riesgo y la incertidumbre han dejado paso a algo que cada vez se parece más a la autocomplacencia.

Es cierto es que llevamos unos cuantos años sin cambios aparentes. La banda de Chicago mantiene la misma formación desde 2005 y este es el tercer disco consecutivo que graban juntos los seis miembros. Desde entonces, se percibe la cada vez mayor influencia en las composiciones y arreglos -en el creciente grosor de los teclados, en los riffs, en texturas- de Mick Jorgensen y Pat Sansone, e incluso de Glenn Kotche, ampliándose por lo tanto el primitivo núcleo duro de la banda, ocupado por Jeff Tweedy y en el que se podría incluír a John Stirrat, el bajista de siempre. Como no podía ser de otra manera, todos vamos cambiando con el paso de los años y también el propio Tweedy lo ha hecho. Ahora son otros tiempos, en los que ya no hay, aparentemente, ningún Jay Bennett (q.e.p.d.) que tolerar y que expulsar; los problemas con Warner son un mal recuerdo olvidado (ahora Wilco graban en su propio sello) y los problemas familiares, las jaquecas, los calmantes y la rehabilitación, que formaban parte de la famosa inestabilidad “tweediesca” que tan artísticamente productiva ha sido, según muchos críticos, parecen haber pasado a mejor vida.

Mucha gente se refiere al último disco de la banda como un reflejo del momento de felicidad que están viviendo, aunque yo no estoy muy de acuerdo con esa teoría. Revisando los discos anteriores, creo que en todos ellos se expone un mensaje positivo y de esperanza. No me parecen discos infelices, en absoluto, y mucho menos comparados con el más reciente. Yo apostaría por otras sensaciones como motor actual de la banda. Creo que lo que de verdad pone en marcha su creatividad es que se han dado cuenta de que están encantados de haberse conocido. Les ha costado mucho alcanzar (especialmente a Tweedy, que es el que siempre ha pilotado el bólido) lo que ahora mismo son, una marca importante, de éxito, por lo que me parece que los esfuerzos se centran ahora en mantener y consolidar esa marca que empieza a ser bien conocida. “Somos Wilco (The Band) y somos muy buenos”, parecen gritar sus dos últimos discos.

El último en cuestión, The whole love, se abre con Art of almost, una impresionante canción difícil de clasificar, por la que creo que será recordado todo el conjunto. A partir de esta obra maestra se van alternando canciones rápidas y lentas, algunas muy hermosas como Sunloathe, otras notables y con aires clásicos como Black moon; algunas como Standing O, pensadas inequívocamente para el directo, con un guitarrista a cada lado del escenario, que es en donde está la parte importante y expansiva del negocio y en donde Wilco adquiere a día de hoy superpoderes. Contiene también dos de las canciones más intrascendentes de la historia de la banda, como Capitol city, todo un error de apreciación, o la interminable One Sunday morning, para la que hago mía una frase de Nick Cave que cita esa “música de ascensores capaz de arruinarme el día”. Una canción que cierra el disco y que me parece igual de insustancial o más incluso que aquella medio broma llamada Less than you think que contenía el A ghost is born. En resumen, un buen disco ligeramente autocomplaciente de una gran banda que se encuentra en un momento especial, que no sabemos si se acabará, se volverá a repetir o se prolongará todavía más en el tiempo. Son seis grandes músicos participando cada vez más cada uno de ellos, por encima de pasados personalismos de Tweedy, con la excepción algo preocupante de Nels Cline, que parece haber perdido un poco de protagonismo.

¿Alguien esperaba otro Summerteeth? ¿Otro YHF? Sería como pedirle a la luna que siempre estuviera llena, cuando es inevitable que pase por cuarto menguante para volver a ser nueva. Wilco, con The whole love, dicen que me quieren. Yo, a pesar de que la pasión y el deseo que sentimos no son los mismos que hace quince años, también los sigo queriendo.

Éste es el enlace de Spotify de The Whole Love.

Aquí, la impresionante Art of almost en directo en el programa de Letterman.

La foto de Jeff Tweedy es de kristof_acke.

Advertisements

Written by Javier

Outubro 20, 2011 at 5:04 pm

Publicado en música

EN EL SALÓN

leave a comment »

Peter Broderick en el Torgal

Poco a poco y sin hacer excesivo ruido, el Café Pop Torgal se ha ido convirtiendo en uno de los mejores lugares para disfrutar de música en directo, diría yo, de todo el país. Para quien no lo conozca, es acertado definirlo como una gran sala de estar. Imagino que muchos artistas se preguntarán al llegar si de verdad es allí en donde tienen que tocar. Seguro que de la sorpresa inicial pasan a una enorme sonrisa de oreja a oreja nada más subir, para probar sonido, a la pequeña tarima de la esquina junto a Audrey Hepburn. Está claro. Decir que es un lugar acogedor, sería quedarse miserablemente corto.

Pero no es suficiente. Que el Torgal sea guapo, guapísimo, creo yo, no explica nada más que una pequeña parte de su encanto. Además, está la gente que va a los conciertos. Nunca he visto audiencia tan atenta y respetuosa; cierto que muchas veces entregada de antemano y sabiéndose de memoria las canciones, pero otras muchas a la expectativa. Y siempre, en silencio. No niego que a veces pueda haber algún despistado demasiado locuaz, pero lo habitual es que los únicos murmullos que compitan con las canciones, sean los de las burbujas del gintonic, el cling cling amortiguado del hielo en los vasos y el resoplido de las chapas de Estrella Galicia. Que en esta época en la que las canciones se han convertido poco menos que en un utensilio de usar y tirar al público del Torgal le interesen y vaya a un concierto sobre todo a escuchar, me parece, como mínimo, admirable. Lo que se consigue es que, independientemente de que guste más o menos, el simple hecho tener al artista a apenas unos metros y escucharlo sólo a él se disfrute mucho. Recuerdo, por ejemplo, a Ken Stringfellow regalándonos una versión pelos-de-punta de Solar Sister, o a un desgarrado Damien Jurado sufriendo cada nota que salía de su garganta; a Santi Campos con la vena hinchada y sus enormes canciones, en el medio de todos nosotros y a la adorable Simone White esforzándose entre canción y canción por hacerse entender en castellano… ¡Cómo olvidar a la conmovedora Ms. Victoria Williams peleando contra sus terribles limitaciones físicas! !Cómo olvidar a Christina! La magia del Torgal se manifiesta plenamente con solistas o bandas que en disco pueden parecer distantes, pero que aquí son capaces de completar vibrantes e intensos conciertos.

Uf. La lista empieza a ser interminable.

Balmorhea, en la esquina

Esto del encanto del lugar y la sabiduría de las personas está muy bien, pero las claves son David e Isaac. Con la ayuda de los que echan una mano para que todo funcione, ellos son los que han trabajado y siguen trabajando para que su Torgal sea parada obligada para muchos artistas nacionales e internacionales, y son los principales artífices de que ya se haya corrido la voz por todo el mundo (y no exagero, preguntadle a Damien Jurado) de que es un sitio muy especial. Además sé, por experiencia propia, el exquisito trato que dan a los músicos y no hay más que conocerlos para darse cuenta de cómo disfrutan con todo lo que hacen. Porque los hermanos Pedrouzo respiran música. Todo esto, el artista lo percibe y, por supuesto, lo agradece muchísimo. Nunca he visto a ningún músico incómodo ni mucho menos enfadado o descontento, simplemente porque hay suficientes motivos para todo lo contrario.

Y ya es septiembre, y el verano se acaba. Desde hace 3 años, en estas fechas arranca en el Torgal el American Autumn, con un concierto casi cada semana hasta que comience el invierno. El cartel hace salivar, con Micah P. Hinson, Kathryn Calder y Eef Barzelay como figuras destacadas. Yo no lo dudaría: hay muchas posibilidades de que, en alguno de los conciertos, ocurra algo verdaderamente grande, porque así es el Torgal.

Esta es The killer, una canción de Damien Jurado en el Torgal.

La foto de Peter Broderick es de alvaro.dzero y la de Balmorhea de psychodandy.

Written by Javier

Setembro 7, 2011 at 9:03 am

Publicado en música

CALLES #7

leave a comment »

Penny Lane, Liverpool

Penny Lane, Liverpool, según The Beatles.

A foto e de Anosmia.

Written by Javier

Setembro 7, 2011 at 8:16 am

Publicado en calles, música

ROCK CLUB

leave a comment »

Michael Kastelic no Rock Club

Forman parte do carácter ourensán as teimas de que aquí nunca pasa nada e que non hai moito que facer; eu creo que isto é só unha verdade a medias. Temos, os que nos gusta o rock, un templo ao que peregrinar. É un soto na rúa Dr. Fleming ao que se chega por unhas pinas escaleiras que, para o paseante ocasional ou para os non iniciados, pode pasar bastante inadvertido; pero de verdade dubido que alguén en Ourense non saiba onde está o Rock Club.

Cando abríu a finais dos sesenta, fíxoo co nome de Mr. Flinn (ou Mr. Flynn, non o teño claro). Foi a primeira discoteca da cidade, hábitat de perreras e patillas, colos de camisa en forma de ala delta e pantalóns de pata de elefante; os máis vellos do lugar recordarán ao Majarón tripulando a cabina. Despois chamouse Long Play durante algún tempo, sendo lugar de encontro para os noctívagos daquela xeración. Los Suaves, a banda de rock por antonomasia da cidade, con Yosi á cabeza, fixéronlle unha canción-rio: a esproncediana e torrencial Noches del Long Play, que tenta lembrar aquelas noites dos setenta escaleiras abaixo. Despois duns anos incertos o santuario bautízase co actual e explícito nome, quedando consagrado desde o ano 1997. Os que aquí se acheguen por primeira vez, para un concerto ou de festa (ben entrada a noite), atoparanse con paredes pintadas de negro e iconografía rock, moi boa música e boa xente diante e detrás da barra. Eso sí, xa non verán a pitón; xa está xubilada como moitos dos residentes na cidade. Alí abaixo oficia Labra como Sumo Pontífice, un tipo entusiasta e tenaz, obstinado en seguir facendo o que lle gusta e que, na miña opinión, case merecería unha estatua cunha placa nunha praza.

Estes días de Xuño son datas especiais: a pesar dos atrancos e remando contra corrente, Labra organiza o Desparrame Fuzz 2011, “sen axudas ou subvencións institucionais” como el mesmo sinala, frase que creo necesario subliñar dabondo nos tempos que corren. Serán dúas noites de festa, suor e rock, nas que a cerimonia central será a presenza de The Cynics. A banda de Pittsburgh volta a casa logo de gravar para seu derradeiro disco (Spinning Wheel Motel) unha canción chamada Rock Club, adicada ao noso sacrosanto soto. Merecidísima e inesquecíbel homenaxe; moitísimo mellor que esa tontería da estatua, pois nesta cidade tan afeita a esquecer, ás estatuas agardalles un futuro de absoluto anonimato e cagadas de pombas.

Vinde á festa, estades a tempo. Saúde e Fuzz!

Yeah! é un clasicazo de The Cynics que seguro Kastelic, Kostelich & cía non se esquecen de tocar o día 15.

A gran foto da anterior visita de The Cynics ao Rock Club atopeina rebuscando en internet; penso que foi tirada por Eva Domínguez.

Written by Javier

Xuño 14, 2011 at 2:04 pm

Publicado en música

AS PONTES DE PARÍS #3

leave a comment »

Le fox terrier au Pont des Arts. Robert Doisneau.

[…]Siguió andando. Había llegado a la altura de la glorieta Mazarine y se volvió. Ella seguía quieta, a distancia, y lo miraba con actitud altanera. Se pasó una mano por el cuello y se vio sangre en las yemas de los dedos. El bastón le había hecho una herida. Dios mío, qué irrisorias parecen con el paso del tiempo las cosas que nos hicieron sufrir antaño, y cómo se vuelven también irrisorias esas personas que el azar o la mala suerte nos impusieron durante la infancia o la adolescencia, y en el registro civil. Así que de todo aquello sólo quedaba algo parecido a una alpinista alemana vieja con su uniforme verde botella, su zurrón y su bastón de montaña, allá, en la acera. Bosmans se echó a reír. Cruzó el puente de Les Arts y entró en el patio del Louvre.[…]

El horizonte. Patrick Modiano. Anagrama, 2010.

***

Todas las grandes urbes, en la imaginación, pueden ser modelos o representaciones del universo. Sus límites imprecisos e inabarcables  llevan a pensar que son inmutables aunque cambien casi cada día. Por eso, las formas que tenemos de abordarlas son infinitas. Estas son tres de las posibles maneras de observar París:

Robert Doisneau ( París, 1912 – 1994 ), el mítico fotógrafo del que decían que poseía “la mirada”, ese talento innato que no se aprende. Estas son algunas fotos más.

Patrick Modiano ( Boulogne-Billancourt, 1945 ), creador de dubitativos personajes que caminan obsesionados por la ciudad entre pistas falsas, encuentros fortuitos y separaciones inesperadas, empeñados en el intento de reconstrucción del pasado con una herramienta tan frágil y poco fiable como la memoria. A Modiano se le suele reprochar que siempre parece escribir la misma novela pero no le importa: él mismo reconoce que es probable. Aquí está una reciente entrevista con el autor. Y esta es otra, en la que habla de sus modianescas obsesiones.

Y la canción: París 1919, de John Cale ( Gales, 1942 ), grandiosa. How the beaujolais is raining down on darkened meetings on the Champs Elisée.

Written by Javier

Xuño 7, 2011 at 7:21 pm

Publicado en libros, música, pontes

AMERICAN BEAUTY #10

leave a comment »

519 N 3rd Avenue East. Duluth, Minnesota.

Mitómanos, dylanitas, curiosos: esta é a casa na que vivíu Bob Dylan ata os sete anos, en Duluth, Minnesota. A magnífica foto é de synapsewalker. Case podo velo entre os ferros da varanda, escoitando a lenta chegada dos trens e ollando o gran arco da vella de Noé…

Agora que cumpre 70 anos é un bo momento para ler a súa autobiografía Crónicas Vol. I, editada por Global Rythm Press, ou para revisar No direction home, de Martin Scorsese; para escoitar e ler unha vez mais a grandiosa letanía de Desolation row…ou o que sexa, que Dylan é infinito.

Written by Javier

Maio 31, 2011 at 11:36 am

RECORD STORE DAY

leave a comment »

Zuma, de Neil Young & Crazy Horse

Cando chegas á tenda, só ti sabes que xuntaches meses enteiros os cartos para mercalo, e poste a remexer nos caixóns ata atopalo. Aí está, agardando por ti. Xa o tes nas máns, xa vas, xa o pagas. Xa é teu, para quitar o plástico e repasar cada centímetro cadrado da portada, da contra, do libreto e ata pasmar ca perfección do buraco do centro; para cheiralo, para ulir o maravilloso arrecendo a disco novo; para escoitalo na habitación, só, cos ollos pechados e emprestalo aos amigos ( sempre que cho devolvan ) para falar del despois, como se fala dun fillo. Xa é teu, para estar facendo outras cousas pola casa e ir miralo un ratiño ao andel; para saber que está agardándo alí, por ti, o teu amor.

***

Parabéns para todos e todas os que consideran algún disco coma unha das súas máis prezadas posesións. O 16 de Abril é o Record Store Day.  Mañá cedo, dedicádelle un ratiño ao voso tesouro. Collede un dos vosos discos favoritos e escoitade tranquilamente a vosa canción favorita nel. Despois, buscade unha tenda de discos cerca ( non é broma, aínda quedan ) e celebrade o día!.

Estas son as miñas:

Barstool blues de Neil Young & Crazy Horse, do disco Zuma.  A miña tenda é Peggy Records, en Ourense.

Written by Javier

Abril 15, 2011 at 6:40 pm

Publicado en música

%d bloggers like this: